diumenge, 21 de setembre de 2008

EL EMBAJADOR (Herman Guillermo Dolder)


Aquesta petita peça teatral l'ha escrit l'amic Herman, autor del blog PH2.5 . Tot i que el què caracteritza el seu blog són els acudits curts que va postejant diàriament, també hi podeu trobar alguna breu obra teatral escrita per ell mateix. Un blog més que recomanable per a qui li agradi l'humor que et faci pensar (a vegades massa i tot, jeje).



EL EMBAJADOR

El guardia entra a escena seguido del Embajador y su Secretario, les hace una seña de que esperen y se retira.
Embajador: Bueno, Donato, repasemos todo una vez más. No nos vayamos a equivocar en nada.
Donato: Como usted diga.
Embajador: En unos minutos vamos a tener la tan esperada entrevista con el Rey Gregorio, de nuestro vecino país, Bradiponia, y tenemos que lograr que se crea nuestro discurso, ¿el cuál es?
Donato: ... que necesitamos su permiso para instalar "temporariamente" a nuestro ejército dentro de su país...
Embajador: ¿para?
Donato: ...para atacarlos por sorpresa ¡y hacerlos pomada!
Embajador: ¡No! ¡La excusa!
Donato: Ah, porque nos sentimos amenazados por el ejército Rotanburgués, y creemos que intentarán invadir Bradiponia para luego atacarnos a nosotros...
Embajador: Bien, bien... ¿y si no nos cree?
Donato: Tenemos el mandato de nuestro excelso y elevado rey para declararle la guerra a Bradiponia.
Embajador: ¿Por qué?
Donato: “¡Porque los amigos de nuestros enemigos son nuestros enemigos!”
Embajador: Y se acabó la diplomacia.
Donato: Sí, pero hay algo que no entiendo... ¿Por qué nos quieren atacar los Rotanburgueses?
Embajador: No, los Rotanburgueses no quieren atacar a nadie, ¡si son más pacíficos que Ghandi dormido!
Donato: ¡No! ¡La excusa!
Embajador: ¡Ah! Porque quieren apoderarse del libro de recetas de nuestra soberbia y majestuosa reina, dónde se encuentra el secreto de sus afamadas empanadas.
Donato: Ya veo... y nosotros ¿por qué queremos invadir Bradiponia?
Embajador: ¡Chssst! ¡Nosotros no queremos invadir a nadie!
Donato: ¿Y para qué vinimos, entonces?
Embajador: ¿Ah, vos decís "sin la excusa"?
Donato: Sí.
Embajador: Porque en realidad no tenemos ningún libro de recetas, nuestra reina cocina una comida asquerosa y nuestras esposas... (mirando a ambos lados, y hablando en voz baja) son muy fieles súbditas.
Donato: ¡Buej!
Embajador: Lamentablemente todos nuestros intentos de exportar comida para llevar han fracasado y para sobrevivir hemos tenido que importar comida chatarra, la que nos hemos visto forzados a pagar con intereses usurarios, quedando las arcas del tesoro completamente vacías. Ante la desesperación nuestro sabio e ilustre monarca consultó con los astrólogos y brujos del reino, quienes luego de innumerables simposios, conferencias y congresos, recomendaron aumentar los impuestos y atraer inversores. Nuestro magnífico y venerable rey, fiel a sus recomendaciones aumentó los impuestos. Con los nuevos ingresos construyó horcas y guillotinas, en los cuales ejecutó a todos los brujos y astrólogos.
El espectáculo atrajo a multitudes de inversores, lo que efectivamente produjo una leve reactivación de nuestra economía, fenómeno que los astrólogos que quedaban vivos denominaron "veranito", probablemente porque estábamos en enero, pero en cuanto la última cabeza dejó de rodar y el último cuerpo cesó de balancearse, los inversores rápidamente se alejaron y volvieron a sus países de origen, quedando nuestro reino sumido nuevamente en la miseria.
Donato: (Riéndose) ¡Cómo olvidarlo!
Embajador: Te acordaste de las ejecuciones, ¿no?
Donato: ¡Sí!
Ambos: Jua jua jua...
Embajador: En fin... Volviendo al tema que nos incumbe, teníamos que actuar rápido. Había dos alternativas, que nuestras esposas aprendieran a cocinar, o conseguir esclavos para que nos cocinaran. Nuestro infalible y todopoderoso regente optó por la primera, pero nuestra dócil y sumisa reina con sutiles maneras, convincentes discursos, y agudos argumentos lo convenció de las virtudes de cambiar su elección.
Donato: ¿Sutiles maneras, convincentes discursos y agudos argumentos?
Embajador: Bueno, cuchillo en mano lo arrinconó contra una esquina de la cocina real y le dijo que si no le traía un esclavo cocinero ella iba a aprender a cocinar empezando con un "pucheró royal"...
Donato: La bondadosa e ingeniosa reina...
Embajador: Así que aquí estamos. Los bradiponios, aunque son bastante estúpidos, son muy buenos en la cocina.
Donato: ¡Ah, los queremos para esclavos cocineros!
Embajador: ¡Claro!
Donato: Entonces, en vez de hacerlos puré, ¡queremos que nos hagan puré!
Embajador: ¡Silencio! ¡Que acá vienen!
Guardia: ¡Reginotio Gregorio!
Donato: "Reginotio" ¡Qué estarían pensando los padres!
Embajador: ¡Shh!
Guardia: ¡Subcápit, subcápit!
Donato: ¿Queloque?
Embajador: ¿Y éstos en qué idioma hablan?
Donato: ¿Qué se yo? ¡Si no sabe usted, que es el embajador!
Guardia: ¡Subcápit!
Embajador: ¿Qué voy a saber? Si soy embajador es por mi don para la diplomacia... y por ser esposo de la sobrina del edecán de nuestro justo y magnánimo rey.
Guardia: ¡Subcápit! ¡Allogora!
Donato: Creo que quiere que bajemos la cabeza...
Rey Gregorio: Supercápit, supercápit... ¿Sonsos vosos cuáles?
Donato: Creo que quiere saber quienes somos...
Rey Gregorio: ¿Nau parlamies bradipón?
Donato: Creo que quiere saber...
Embajador: ¡Sí, ya entendí!
Lamentablemente no hablamos su exquisito idioma... Veamos, ¿Do you speak english?
Rey Gregorio: Nau.
Embajador: Este... ¿Você fala o português?
Rey Gregorio: Nau.
Embajador: Y... ¿Parlate italiano?
Rey Gregorio: Nau.
Embajador: A ver... ¿Sprechen Sie Deutsches?
Rey Gregorio: Nein.
Embajador: La pucha... ¿Parlez-vous français?
Rey Gregorio: ¡Oui! ¡oui! ¡trés bien!
Donato: Bien, bien. Tres bien, ¡Cuatro bien!
Embajador: Qué macana...
Donato: ¿Qué?
Embajador: Que en francés sólo sé decir "¿Parlez-vous français?"
Donato: Algo es algo...
Rey Gregorio: No problema, no precupando, mi hablar poquitito español. ¿Ser ustedes?
Embajador: Permitidme presentarme, su majestad.
Rey Gregorio: ¡Hola, Sumajestá!
Embajador: No, no, usted es "su majestad".
Rey Gregorio: ¿Mi ser de quién majestá? No, no, mi siendo Rey Gregorio, de Bradiponia.
Embajador: ¡Si, ya sé! Lo que digo es que...
Rey Gregorio: ¡Ah! ¡Bien, bien!
Embajador: ¡Pero si no dije nada!
Donato: Esto parece un chiste de bradiponios.
Rey Gregorio: Ser bienvenidos.
Embajador: Eh, bueno, este... Yo soy Don Alfonso Gorlengo, embajador plenipotenciario del magno y excelso...
Donato: ¡Eh, eh!
Embajador: ¿Ah, ya usamos "excelso"?
Donato:
Embajador: Perdón, embajador plenipotenciario del... magno y excelente Rey Josefino de Soberlandia.
Rey Gregorio: Ah, Rey Josefino de Soberlandia, bien, bien. Lindo Soberlandia. Mucho montaña.
Embajador: Sí, sí... Y éste es mi secretario, Donato... ¡todo junto!
Rey Gregorio: ¡Hola, Donato Todojunto!
Donato: ¡Hola, Reginotio!
Rey Gregorio: ¡Ah, parlamies bradipón!
Donato: ¿Eh?
Embajador: Digo, nosotros venimos de parte del... este...
Rey Gregorio: Ah, viniendo del este.
Embajador: ¡No, no, venimos del oeste!
Rey Gregorio: De oeste-oeste?
Embajador: No, del oeste, de acá nomás.
Rey Gregorio: No, no, ¿de oeste o este?
Embajador: Ah, de oeste, ¿está?
Rey Gregorio: Oeste está, por allí.
Embajador: Si, ya sé, gracias. Nuestros chistes de bradiponios se quedaron cortos. Éstos tipos son más tontos de lo que creía. Esto va a ser pan comido.
Rey, nosotros venimos de parte del...
Donato: Ojo.
Embajador: ...del único y... espectacular Rey de Soberlandia a solicitar un favor a su maj... a usted.
Rey Gregorio: Mi ser todo oídos, o como diciendo en bradipón, "omniauricúl".
Embajador: Sí, claro, gracias, resulta ser que tenemos informes de inteligencia...
Rey Gregorio: Ah, eso siendo malo.
Embajador: ¿Qué?
Rey Gregorio: Lo que diciendo, teniendo gente "informe de la inteligencia". Ser fea enfermedad. Pero viniedo a lugar correcto. Bradiponia teniendo mejores loqueros del mundo. Rey Josefino venir cuando quiera.
Embajador: No, no, lo que digo es que...
Donato: A ver, permitame. Gregorio. Nosotros necesitar poniendo ejército de nosotros en Bradiponia. Nosotros teniendo julepe de Rotenburgo invadir Bradiponia para luego invadiendo Soberlandia.
Rey Gregorio: ¡Ah, oh! Importante, importante.
Embajador: ¿Eh, lo entendió?
Rey Gregorio: Sí, sí. ¡No queriendo Rotenburgo invadiendo Bradiponia!
Embajador: Nosotros tampoco lo queremos.
Rey Gregorio: ¿Qué?
Donato: Nosotros tampoco queriendo.
Rey Gregorio: ¡Ah! Bien, bien. Pero, ¿porqué Rotenburgo queriendo invadiendo ustedes?
Embajador: Ah, he ahí lo que le decía acerca de...
Rey Gregorio: Ahí, cerca, ¿dónde?
Embajador: No, digo, que por eso le decía que tenemos infor... mación de... espías nuestros que indican el deseo de los Rotenburgueses de adueñarse de un libro de nuestra grácil y esbelta reina.
Rey Gregorio: Ah, un libro. ¿Qué escribido en libro que ser tan importante?
Embajador: ¡Contiene la receta de sus afamadas empanadas!
Donato: ¿Mis afamadas empanadas?
Rey Gregorio: ¿Usted cocinando?
Embajador: No, ¡de ella! La receta de las afamadas empanadas de ella.
Rey Gregorio: Ah, no conocer esas afanadas empamadas. Nosotros una vez comprando comida para llevar de Soberlandia, pero teniendo que tirar a basura. Puede ser fallando refrigeración en viaje. Llegando podrida.
Donato: Llegando como saliendo.
Embajador: ¡Shh! Sí, tal vez falló la cadena de frío...
Donato: Mientras no falle la cadena del inodoro...
Embajador: ¡Shh! Entonces, ¿contamos con ustedes?
Rey Gregorio: ¿Hasta cuánto?
Embajador: ¿Hasta cuánto, qué?
Rey Gregorio: ¿Hasta cuánto querer que contando?
Embajador: No, este... lo que quiero decir es...
Rey Gregorio: Si ser número grande yo llamando al “contador del reino”...
Donato: ¿Y él por qué número va?
Rey Gregorio: No estar seguro, si querer preguntando... Pero si ser número chico arreglarnos solos...
Embajador: ¡No! ¡Lo que quiero saber es si nos van a ayudar a defendernos!
Rey Gregorio: ¡Ah, sí, claro! Decir a Josefino que no problema. Nosotros defendiendo Soberlandia. Nosotros llevando ejército Bradiponio a Soberlandia para proteger libro.
Embajador: Bueno, este, gracias, pero lo que queremos es traer nuestro ejército a Bradiponia para impedir que los invadan los Rotenburgueses.
Rey Gregorio: Pero nosotros no teniendo libro de afanadas.
Embajador: No, pero eso no importa. No importa la comida.
Rey Gregorio: Bueno, ya explicando porque no importar más comida. ¡Porque comida llegando podrida!
Donato: No estaba podrida, era así, nomás.
Embajador: Digo, nosotros venimos igual a Bradiponia para ayudar con el sitio.
Rey Gregorio: Gracias, pero sitio andando muy bien. www.bradiponia.com. Más de 8 visitas por día.
Donato: ¿Tienen chat?
Rey Gregorio: Sí, teniendo.
Embajador: ¡Basta! Nosotros exigimos traer nuestros soldados a Bradiponia para protegerlos.
Rey Gregorio: ¿Y no ser mejor protegerlos en Soberlandia?
Embajador: ¡No, para protegerlos a ustedes!
Rey Gregorio: Ah, gracias, nosotros devolviendo el favor mandando ejércitos a Soberlandia, protegiendo ustedes y libro.
Embajador: Nosotros no necesitamos protección de ustedes.
Rey Gregorio: Claro, porque nosotros amigos, amigos no atacando.
Embajador: No, lo que no necesitamos es que ustedes nos protejan de los Rotenburgueses.
Rey Gregorio: ¿Ah, no? ¿Entonces yo no entender ustedes viniendo para qué?
Embajador: Nosotros venimos para... para... ¡Basta! ¡Obviamente ustedes apañan a los Rotemburgueses, y quieren distraernos para que ellos nos ataquen por sorpresa!
Rey Gregorio: ¿Que siendo “apañan”?
Embajador: Ya lo dijo nuestro... gentil y carilindo monarca “¡Los amigos de nuestros enemigos son nuestros enemigos!”
Rey Gregorio: ¿Y nosotros siendo amigos o enemigos?
Embajador: ¡Ustedes son amigos!
Rey Gregorio: Ah, entonces estando todo bien, amigos.
Embajador: No, no, ustedes siendo amigos... ustedes son amigos de los Rotenburgueses. Nuestros enemigos.
Rey Gregorio: O sea, nosotros siendo amigos y enemigos.
Embajador: Este... sí.
Rey Gregorio: ¿Y ustedes?
Embajador: ¿Nosotros qué?
Rey Gregorio: ¿Siendo amigos o enemigos?
Embajador: ¿De quién?
Rey Gregorio: De nosotros.
Embajador: Amigos... no... ¡enemigos! ¡No me confunda!
Rey Gregorio: No lo confundo, usted siendo Don Alfonso Gorlengo, usted Donato Todojunto, ¿amigos?
Donato: Sí, de años. Nos conocemos desde el colegio.
Embajador: ¡Basta! Como embajador plenipotenciario del Rey...
Donato: ¡Eh!
Embajador: ¡Callate! ...del Rey, sí, del Rey de Soberlandia, y viendo claramente que ustedes cooperan con Rotenburgo, es que les declaro la guerra.
Rey Gregorio: ¿A Rotenburgo?
Embajador: ¡No, a Bradiponia! ¡Les declaro... la guerra!
Rey Gregorio: ¿Ajá, y?
Embajador: ¿Y qué?
Rey Gregorio: Usted declarando “la guerra... siendo mala”, “la guerra... siendo cruel”... ¿Declarando qué de la guerra?
Embajador: Eh, no, yo no les declaro que la guerra sea nada. Lo que les declaro... les informo que queremos ir a la guerra con ustedes.
Rey Gregorio: ¿Ir a la guerra a dónde con nosotros, y contra quién? ¿Rotenburgo?
Embajador: ¡No, contra ustedes!
Rey Gregorio: Ah, no, nosotros no yendo a guerra contra nosotros. ¿Porqué mejor no yendo a guerra contra Rotenburgo? Según escuchando ellos teniendo libro de empanadas...
Donato: ¿Ellos también?
Embajador: Ellos no tienen libro, nosotros somos los que tenemos...
Donato: ¿Pero, nosotros, al final tenemos...?
Embajador: Nosotros... no... la guerra... quiero que...
Rey Gregorio: ¿Qué siendo "plenipotenciario"?
Embajador: Plenipo... ¡Basta! ¡No aguanto más! Me doy por vencido!
Rey Gregorio: ¿Qué siendo "Me doy por vencido"?
Embajador: ¡Qué no aguanto más! Me doy por vencido! Me rindo!
Rey Gregorio: ¿Qué?
Embajador: ¡Qué me rindo!
Rey Gregorio: ¿Tito, lo tenés?
Consejero: Fuerte y claro, señor
Embajador: ¿Eh, qué, cómo?
Rey Gregorio: Guardia, detenga a estos señores como prisioneros de guerra. Tito, que se comunique al pueblo de Bradiponia y Soberlandia que el señor embajador plenipotenciario de Soberlandia declaró la guerra a Bradiponia, y que luego se rindió incondicionalmente. Que se difunda la filmación por todos los canales y se publique en el boletín oficial.
Si se hubieran tomado la molestia de averiguar algo de Bradiponia, en lugar de basarse en sus tontos prejuicios, sabrían, por lo menos, que hablamos español igual, o mejor, que ustedes.
Embajador: Pero, yo, no...
Rey Gregorio: Llévenselos. Tito, ¿escuchaste el último chiste de Soberlandeses?
Embajador: ¡Nooooo!


divendres, 19 de setembre de 2008

EL BORRACHO Y EL ECO (Francisco Añón)


En noche oscura y brumosa,
tan achispado iba Antón
que cayó de un tropezón
en la acera resbalosa.

Soltó un feo juramento
diciendo: "¿Quién se cayó?".
Y en la pared de un convento
repercutió el eco... "Yo".

¡Mientes! Fui yo quien caí;
y si el casco me rompí
tendré que gastar pelucas...
Lucas.

No soy Lucas, ¡voto a Dios!
Vamos a vernos los dos
ahora mismo, farfantón...
Antón.

Me conoces, ¿eh, tunante?
Pues aguárdame un instante,
conocerás mi navaja...
Baja.

Bajaré con mucho gusto.
¿Te figuras que me asusto?
Al contrario, más me exalto...
Alto.

¡Alto yo! ¿Piensa el osado
que en este pecho esforzado
el valor ya está marchito?...
Chito.

¡Y pretende el insolente
mandar callar a un valiente!
¿Que calle yo?, miserable...
Hable.

Hablaré por vida mía,
hasta que tu lengua impía
con este acero taladre...
Ladre.

¡Ladrar! ¿Soy perro quizás?
¿Dónde, villano, dónde estás?
Que de esperarte me aburro...
Burro.

¡Burro yo! Insulto tamaño
vengaré de un modo extraño;
el momento es oportuno...
Tuno.

Mas, ¿dónde está el majadero
que me toma por carnero?
¡Responda! ¿Dónde se encuentra?...
Entra.

Sal tú, si no eres cobarde;
y apresúrate que es tarde.
A pie firme aquí te espero...
Pero.

No hay pero que valga, ¡flojo!
Sal ya, que estoy viendo rojo,
y ansío tenerte enfrente...
Ente.

Pero, ¿dónde estás?, repito,
que estoy oyendo tu grito
y tu ausencia ya me admira...
Mira.

Sí, miro, pero ¡qué diablo!
no puedo ver con quién hablo,
pues no aparece ninguno...
Uno.

Uno o cien, lo mismo da;
que salga, que salga ya.
Lo aguardo; aquí me coloco...
Loco.

¿Así te burlas de mí?
¿Quién eres, quién eres?, di;
no me hagas perder la calma...
Alma.

Mas, si eres un alma en pena,
¿cómo no oigo tu cadena?
Basta de bromas, concluye...
Huye.

No tal; no me iré de aquí
sin saber quién me habla así.
Dime siquiera tu nombre...
Hombre.

Pero, ¿estás vivo o difunto?
Aclara bien este punto,
que a mí ya nada me asombra...
Sombra.

¡Una sombra y la insulté!
Perdóname, que tomé
cuatro copas con bizcocho...
Ocho.

¿Ocho, dices? ¡No, pardiez!
Serían siete, tal vez;
una fue para Ramona...
Mona.

No hubo mona, no, señor;
me puso alegre el licor,
y a Ramoncica también...
Bien.

El vino apenas probé,
y sin embargo gasté
cuatro pesos con cincuenta...
Cuenta.

Contaré, si así lo queréis,
pero hablar de las mujeres
Ramona a enojarse va...
¡Bah!

Fue en el bodegón del puerto,
todos dormían, por cierto,
y estuve con ella sola...
¡Hola!

Sí, sola, sola, solita;
porque teníamos cita;
pero no me le acerqué...
¿Qué?

No me acerqué, te aseguro;
por mi salvación, lo juro,
son testigos los durmientes...
Mientes.

Sombra que todo lo sabes
despídeme cuando acabes,
que por mi parte acabé...
Ve.

Prometo no más beber,
no más mujeres querer,
santa sombra veneranda...
Anda.

Marchóse Antón al momento
y, en casa, confió a su esposa
que una sombra pavorosa
en la acera de un convento
le había hablado... y no era cuento.


dissabte, 13 de setembre de 2008

FRASES DE JAUME PERICH


Un pessimista és un home que mai compra bitllets d'avió d'anada i tornada.

Sabia vostè.. que el pilot responsable del bombardeig atòmic d'Hiroshima no està considerat criminal de guerra, però que si Japó hagués guanyat la guerra sí ho estaria considerat?

La penicil·lina es va descobrir per casualitat, el Napalm no.

Un ambidextre és l'home que diu ser d'esquerres i actua com si fos de dretes.

Un optimista és aquell que creu que tot es pot solucionar. Un pessimista és el que pensa el mateix però sap que ningú ho intentarà.

Que el cargol és comestible i el llimac no ho és, m'ho crec. I a més admiro profundament al tipus que va ser capaç de descobrir-ho per primera vegada.

Fumar en excés és dolent. Beure en excés és dolent. Menjar en excés és dolent. Follar en excés és difícil.

Gràcies a la llibertat d'expressió avui és possible dir que un governant és un inútil sense que ens passi res. Al governant tampoc.

La gent jove està convençuda que posseeix la veritat. Malauradament, quan aconsegueixen imposar-la, ja no són joves ni és veritat.

La religió serveix per ajudar-nos i consolar-nos davant uns problemes que no tindríem si la religió no existís.

L'Església segueix ferma en la seva postura: l'homosexualitat és cosa de maricons.

El nostre sistema fiscal és una meravella: el que té més, paga més, i el que té menys també paga més.

Hi ha una cosa més tràgica que ser un fill orfe: ser el pare d'un fill orfe.

Als que diuen que la joventut és una malaltia que es cura amb els anys, els diria que la vellesa també, i per sempre.

El plor d'un nen és la cosa més entendridora del món la primera mitja hora.

A partir d'un patrimoni de dos-cents mil milions de pessetes, les persones honrades poden comptar-se amb els dits d'una orella.

Els amics són per a les ocasions, llevat de determinats cercles político-econòmics, en els quals les ocasions són per als amics.

Si bé és cert que el camell és l'animal que més temps pot romandre sense beure, és precís reconèixer que quan beu es posa insuportable.

Déu, diuen, és a tot arreu. No té gran mèrit: la Coca-Cola també.

Als picapedrers, quan els condemnen a treballs forçats, els obliguen a escriure poesies.

Un fanàtic és un individu que té raó encara que no tingui raó.

Gràcies a la guerra un no tan sols pot morir pels seus ideals, sinó que fins i tot pot morir pels ideals d'un altre.

La millor prova que als Estats Units qualsevol pot arrivar a president, la tenim en el seu president.

Rep el nom de "món lliure" aquella part del món que està en poder dels Estats Units.

Un dels inconvenients de ser pobre és que a sobre t'obliguen a ser honrat.

L'esclavitud no s'ha abolit, s'ha posat en nòmina.

És molt més fàcil reconèixer que fa deu anys vam fer l'imbècil que reconèixer que ho vam fer fa deu minuts.

Ser honrat no condueix a cap lloc que apreciïn els altres.


Existeix molta gent a qui sembla de mala educació dir davant de les senyores el què fa amb les senyores.

Déu va fer el món en sis dies. Fins al moment ningú no s'ha pogut explicar a què venia tanta pressa. Així ha quedat com ha quedat.

L'estatura de l'ésser humà es mesura en metres i centímetres perquè si es mesurés en quilòmetres resultaria depriment.

L'únic animal capaç de riure's de si mateix és l'ésser humà. No té cap mèrit: és l'unic que dóna motius per fer-ho.

L'índex de mortalitat en l'ésser humà és del cent per cent.

Jurar en fals per la salut de la mare mai ha perjudicat la salut de cap mare.

Les matemàtiques són una ciència exacta llevat de quan t'equivoques.

És lamentable que, posats a crear absurds com el melic, Déu no hagi proveït al cos humà de butxaques.

Si tanquem un ull resulta molt difícil poder apreciar les distàncies. Si tanquem els dos, molt més.

Que als avions hi hagi una armilla flotant sota cada seient, és tan absurd com si als vaixells hi hagués un paracaigudes a cada camarot.

Si ens engeguen un tret al cap a traïció, per l'esquena, ens morim igual que si ens l'engeguen noblement, de cara.

Si Hitler tornés, quina sorpresa s'enduria: els jueus fent la guerra i els alemanys negocis!

Per gran que sigui una circumferència, la part que queda fora sempre és més gran.

Problema social: Si deu paletes construeixen un edifici de quatre pisos en sis mesos, quants paletes seran necessaris perquè, ajuntant els seus sous de cinc anys, puguin comprar un d'aquests pisos?

Malgrat el que digui el refrany, si vestim una mona de seda és molt possible que pugui entrar al Liceu una nit de gala.

Abans al poble se li donava "pa i circ". Actualment, gràcies al progrés, se li ven "pa i circ".

El millor homenatge que es pot fer a la intel·ligència de l dona és que a certs esports se'ls anomeni "d'homes".

Tenir molts estudis moltes vegades no serveix per a res útil. Vegin sinó els estudis de televisió.

És perillós l'alcohol? No... Per fora desinfecta les ferides i per dins desinfecta les depressions.

Jo quan no estic d'acord amb algú, li ho penso a la cara.

Un pacifista mort en la guerra és la proba més palpable que tenia raó.

Hi ha poca gent que hagi pogut arribar a la conclusió que els diners no donen la felicitat per pròpia experiència.

Per molt que creguin en Déu, la majoria de persones voldrien arribar als cent anys.

L'home és l'únic ésser capaç de distingir entre el be, el mal i el regular.

La quadratura del cercle no només és impossible, sinó que a més està molt mal pagada.

Jo ja li donaria menjar a qui té fam, però vés a saber què li ve de gust!

No és cert que a Lurdes no hi hagi cap farmàcia.

La sort és de qui la busca i té la sort de trobar-la.

El famós "esglaó perdut" entre el mico i "l'hommo sapiens" existeix: som nosaltres.

La llibertat d'un acaba on comença la d'un altre amb més diners.

De cada tres nens que neixen al món, un és xinès; menys a la Xina que ho són els tres.

El cinema ajuda a somniar. La tele a dormir.

L'ordre dels factors no altera el producte, a no ser que l'ordre vingui de dalt.

La democracia obliga a respectar totes les opinions... però no pot fer res per què totes les opinions siguin respectables.

La televisió és a la cultura el què el micro-ones a la gastronomia.

Els paracaigudistes són els únics militars que ascendeixen gràcies als descensos.

No només és més fàcil que entri un pobre al cel que no un ric, sinó que també té moltes possibilitats de fer-ho abans.

Que desagradable resulta caure bé a la gent que et cau malament.

divendres, 5 de setembre de 2008

Vera Història dels Viatges de lo Molt Honorable Cavaller dit Joseph d'Urgell e dels Feyts e Actes que en ells s'Esdevingueren (Cap. I)

Fantàstica crònica d'un viatge a Estats Units escrita com si es tractés d'un llibre de cavalleries. La podeu llegir sencera aquí.


E havent faet comiat de nobles, herauts, menestrals e donzelles, e aprés d'haver aconhortat a aquestes, lo vint-e-sisè dia del mes de Juliol de l'any de milia-noucentes-nouranta-e-vuit de la Concepció de Nostre Senyor, féu partida de sos comtats lo tan notable cavaller apellat Ioseph d'Urgell cap a terres llunyanes que en diuen de los Comtats Units.
E se llevà eix dia ab lo Sol, donc gràcies a Déu Nostre Senyor e féu principi a tals paraules: "Io parto".
Jatsia molt noble senyor, no era dat a grans protocols ne a agasajos especialment en quan s'acostava l'hora de la partida sua e no havia massa temps.
Prenc ses armes, ses robes e sos segells e escuts per ser reconegut en altres comtats, e dirigís-se cap a la carrossa que l'esperava. Lo qui menava, sent morisc, com molt freqüent est en lo gremi dels menadors, dix-li al cavaller en la llengua de los castellans: "Ande vamo?" a lo qual lo cavaller, que lo do de llengues havia, féu principi a tal parlar: "Anem llà ont les naus surten e porten valerosos cavallers mar enllà, sia per los plaers pus grans o per les pus baixes misèries".
E faeren via cap als prats al dellà de la riu Llobregat, e bescanviaren papers, l'un un de dues mília peces e l'altre un ab lo segell del gremi, e se donaren benediccions, l'un en la sua llengua estranya e l'altre en lo pus bell catalanesc, e partiren, l'un per ont havia vengut e ab dues mília peces de més e l'altre cap a l'aventura e ab dues mília peces de menys.
E com sia que Nostre Senyor Jesu Christ ben poca cosa traginava en sos viatges, féu semblant acte tan Notable Cavaller, e donà les pertinences sues als camàlichs que per aital prepòsit llà al prat són, no sens ans faer-los jurar e perjurar que en la via sua no faïen posada al port que en diuen Baraixes on se diu que desaparien moltes pertinences de viatgers e que devia ser per los molts lladres que llà hic ha.
Féu aprés peu cap a la porta de la nau, ont hac de mostrar sos escuts e segells a uns soldats de la morisma que llà jaien e faïen gran basarda. E el gran cavaller no féu principi a cap paraula, mas reflexionà e pregà al Creador pels infels e els dèbils de cor.